Apoyar a tus clientes en los momentos duros, el mejor marketing

apoyar-mejor
  • 04 de diciembre del 2022
  • Artículo 48
  • 237 Lecturas

Ayudar a tus clientes en los momentos más difíciles

En España ahora mismo hay más de tres millones de autónomos dados de alta. Y todos los que han estado o están en esta situación, saben lo duro y volátil que es. Un día todo va genial y al día siguiente se complica muchísimo. Por ello, una actitud empática hacia nuestros clientes es vital para conseguir su fidelidad, porque los humanos nos guiamos más por el corazón que por la razón.

apoyar-mejor 2

Seguramente cuando empezaste como autónomo habría ciertas personas que te echaron una mano y nunca de ellas las habrás olvidado. Situarte en ese círculo te hace más fuerte que ninguna multinacional, que consiga hacer el mismo trabajo que tú a la mitad de precio.

¿Cómo podemos ofrecer a un cliente algo así? Para empezar, debemos detectar que está en un mal momento, si por ejemplo se ha devuelto un pago o visitando los lugares en los que un cliente trabaja. Acercándote a su negocio se recibe mucho feedback sobre qué tal va la cosa, ¿una tienda de ropa y en hora punta está vacía?

Supongamos que tenemos un presupuesto, que no se termina de confirmar, no somos una ONG y no trabajamos gratis, pero si podemos dar opciones de flexibilidad al cliente en el que le ofrecemos menos servicios (que obviamente no afecten a un buen producto final) que nos permitan ajustarle el precio o facilidades de pago. Dar la opción al cliente de pagarlo dentro de 90 días o en varios meses.

Hace un tiempo cuando fui de viaje a Portugal, era la época en la que ING si sacabas más de 200€ en un cajero Santander no te cobraba comisión y ¡encontré un cajero Santander en Portugal! En el cual saqué 200€ (realmente no me hacía falta directo, pero yo por no pagar comisiones hago lo que sea). Al día siguiente cuando miré mi cuenta vi que me habían cobrado 2 euros. Llamé enfadadísimo a ING y me explicó el operador que con ING se paga 2 euros de comisión siempre en cuaquier lugar del mundo. Le pregunté: pero ¿si es Santander? Y me dijo: cualquier banco, sea cual sea. Y dije pues nada, hasta luego y el operador me paró y me dijo: pero no se preocupe, como no lo sabía, le voy a devolver los 2 euros de comisiones y ya sabe que para la próxima vez si saca dinero en cualquier cajero fuera de España se le cobrarán 2 euros.

De esto hace ya muchos años, ¡más de 10! Y aún lo sigo recordando, me pareció el mejor marketing que se puede hacer, 2 euros ni para ellos ni para mi nos saca de pobres (ni de ricos en su caso) pero te hace sentirte especial, único y apoyado. Y esto es lo que necesitan tus clientes, alguien que le acompañe en la difícil aventura de ser autónomo. Ya sea con facilidades de pago, asesorándole con tu experiencia o escuchando sus dramas.