Esta es la técnica del Guante Vuelto, ¿la solución a tus problemas?

tecnica-guante
  • 09 de enero del 2022
  • Artículo 2
  • 2263 Lecturas

Una estrategia de marketing utilizada por multinacionales de alquiler de coches y empresas de comunicación

¿Hacer positivo lo negativo? ¿Es posible? Si lo meditas bien, es posible.

tecnica-guante 2

De todas las técnicas, la técnica del Guante Vuelto es de mis favoritas. ¿En qué consiste? Cuando la radio Kiss FM empezó sus emisiones en España, su eslogan era: ¡Horas y horas de música sin publicidadad!

Y así era, era una radio que estaba empezando sus emisiones, con una audiencia aún modesta y con pocos anunciantes que confiaban. No querían invertir dinero en una radio que empezaba y aún no tenía una reputación asentada. Kiss FM le dieron la vuelta al "guante" y dijeron: ¿Si? ¿Qué nadie quiere anunciarse en nuestra radio? ¿Qué hacemos? ¡Pues horas y horas de música sin publicidad! Y a tomar vientos (nunca mejor dicho).

Con esta estrategia de marketing, consiguen por una parte que los oyentes piensen que no hay publicidad porque quieren ofrecer un buen servicio musical con la menor interrupción publicitaria y que su experiencia sea mucho más rica. Y por otro lado, conseguir que los anunciantes piensen que anunciarse en Kiss es solo para empresas selectas y querrán sentirse especiales, además que tendrá poca saturación publicitaria por lo que su mensaje publicitario llegará de forma más eficaz a los oyentes. Si es que está todo pensado ¡chat@!

Algo parecido es lo que hacía en Estados Unidos la segunda compañía de renta de coches más importante del mundo que su eslogan decía: Ser los segundos nos hace trabajar más duro para querer ser los primeros. ¡Olé! Eso es el Guante Vuelto, darle la vuelta a la tortilla y convertir un defecto en virtud.

Y no es nada fácil, ¿cómo hacerlo en tu negocio o en tu vida en general? Porque también nosotros mismos en nuestro día a día podemos aplicarnos esta técnica. Para empezar detectando tus debilidades, tienes que ser humilde y analizar de forma crítica lo que debes mejorar, no tanto como eslogan sino para que no te pille por sorpresa con los clientes y sepas como defenderte ante imprevistos. Por ejemplo, ¿tardas demasiado en entregar tus proyectos? Pues quizá debes anticipar al cliente con un plazo realista y aclararle que tienes muchos proyectos pero que irás priorizando el suyo, así se sentirá especial y además, tener muchos proyectos es síntoma de confianza porque ese un buen profesional. ¿Tus gastos de envío son más caros y tardas más en enviarlo porque estás en Canarias? Pero no tienes IVA y puedes permitir ofrecer tarifas más atractivas.

Hay que darle a la cabeza, pero es posible hacer que nuestro mayor defecto para un cliente sea una virtud, como dice la frase, para gustos colores, para sabor consumidores y para defectos ¡técnicas del guante vuelto!. Bueno, quizá no pega pero ¿entiendes a lo que nos referimos? Pues eso es lo importante. Tus defectos, pueden ser lo positivo de ti y hacerte más fuerte en el mercado si juegas bien tus cartas.